Connect with us

Historia

Terry Sawchuk: del éxito al ocaso

Considerado uno de los mejores porteros de la historia del hockey sobre hielo si no el mejor, la vida del cuatro veces ganador de la Stanley Cup es un claro ejemplo de que no es oro todo lo que reluce y en una época en la el hockey sobre hielo era un deporte duro, Terry sobre salió por encima de sus compañeros defensores de los tubos.

La revista Life publicó en marzo de 1966 una foto de Terry en la que se recreaban todas los puntos de sutura (más de 500) que había recibido durante su carrera y la imagen “desfigurada” y entristecida del portero que causó un gran impacto en el mundo del hielo. Durante 14 años el jugador nacido en Winnipeg (Canadá) jugó sin protección alguna en su cara. El reportaje quería dar a entender los daños físicos que recibían los porteros en aquella época. Terry, que fue acumulado lesiones desde sus inicios, era el claro ejemplo de un jugador que amaba el deporte incluso por encima de su salud. La mayor parte de su carrera la pasó defendiendo los colores de los Red Wings donde logró alzarse con la Copa Stanley en tres ocasiones y donde su camiseta fue retirada. Tras el éxito con los Wings, Terry empezó su periplo por varios equipos de la NHL. Bruins, Toronto, Los Angeles Kings y por último los New York Rangers fueron los equipos donde militó.

La revista Life publicó en marzo de 1966 una foto de Terry en la que se recreaban todas los puntos de sutura

En su carrera en la NHL se alzó cuatro veces con la Stanley Cup, ganó cuatro trofeos Vezina ( mejor portero de la liga). Fue el primer portero en lograr 100 blanqueadas en temporada regular (1967). Un año después de su muerte fue incluido en el salón de la fama(1971) y está considerado entre uno de los mejores jugadores de una lista de 100 de todos los tiempos de la NHL.

Imagen de Terry en la Portada de la Revista Life (1966) Foto: https://rarehistoricalphotos.com

Pero todos sus éxitos se vieron siempre empañados por la adicción al alcohol, su violencia dentro y fuera del juego, su personalidad siempre malhumorada. Terry arrastró y ocultó durante casi toda su vida los dolores de sus lesiones. Bien por el miedo a perder su sitio en el hockey o bien por lo que podrían decir de el si acababa lesionado cada dos por tres. En aquella época había una mentalidad machista respecto al hockey y estar lesionado o quejarse o protegerse estaba “mal visto”. De pequeño ocultó una lesión a sus padres al dislocarse un codo jugando al Rugby. Al no recibir tratamiento y curarse en silencio, el brazo izquierdo donde se lesionó, quedó más corto que el derecho y eso le provocó un dolor crónico de por vida.

De pequeño ocultó una lesión a sus padres al dislocarse un codo jugando al Rugby

Ya en su carrera en el hielo, el estilo de Terry en la portería era de una posición más baja y con la espalda más arqueada que sus homólogos en los tubos. Eso le creó problemas y dolores que le acompañaron durante su carrera. Se decía que no lograba dormir más de dos o tres horas por la noche y de ahí su estado de mal humor permanente. Sus lesiones siempre las llevó en silencio, desde los problemas de codo, una apendicitis, un colapso pulmonar, problemas graves en las manos, pie roto, todos los cortes en la cara los cuales en la gran mayoría no dejó cicatrizar al 100% para no perder su puesto. Todo esto hizo que el alcohol entrara en su vida como forma de capear los dolores.

Sawchuk | nhl.com

La muerte de Terry fue el colofón a las desgracias sufridas ya que en una pelea con un compañero suyo en los New York Rangers (Ron Stewart) con el cual compartía piso y que tras una discusión sobre una factura de teléfono, hizo que Terry acabara en el hospital donde le tuvieron que extirpar la vesícula biliar debido a las lesiones internas que tenía. Una hemorragia en su hígado terminó con la vida del que es considerado mejor portero en la historia de la NHL.

Te puede interesar…

More in Historia